03

Fundación 20-30 México, se constituye  como Institución de Asistencia Privada el día 4 de junio de 1992,  tiene sus raíces  en el seno de “Activo 20-30 Internacional”, el cual se originó en los Estados Unidos de Norteamérica en el año 1922 como un Club en donde jóvenes entre 20 y 30 años (de ahí su nombre), tuviesen la oportunidad de participar en las labores de servicio y desarrollo, en beneficio de  su comunidad.

El 27 de febrero de 1992, la Junta de Asistencia Privada del Distrito Federal,  hizo entrega de la certificación que la acredita como Institución de Asistencia Privada, conforme a la Ley de la materia.

En  noviembre de 1999 y enero de 2008, la Junta de Asistencia Privada, reconoce a  “Fundación 20-30 México”, por  su entrega y dedicación a la ayuda humanitaria  y por la permanencia en su labor en beneficio de las personas en situación de vulnerabilidad.

Año tras año, desde sus inicios, la institución ha sido autorizada por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, para la expedición de recibos deducibles de impuestos.

El 31 de marzo de 2008, le es expedida por el Registro Federal de las Organizaciones de la Sociedad Civil, la Clave Única de Inscripción en el Registro (CLUNI)  FVT92060409015.

En los últimos años dentro del programa  denominado “POR UN MAÑANA MEJOR”, han sido  beneficiados cientos de niños, a los que se les ha apoyado con  dotaciones  de medicamentos, prótesis auditivas, ortopédicas, oculares, así como ayuda económica  para cubrir gastos originados por  intervenciones quirúrgicas y/o terapias de rehabilitación, impulsando así su desarrollo integral y mejorando su calidad de vida.

 

DIAGNÓSTICO DE PROBLEMÁTICA ATENDIDA

En el Distrito Federal hay 159,750 personas que no cuentan con seguridad social, el 21.4% son menores de 15 años, que son atendidos en instituciones u hospitales del sector salud, en los que se les brinda atención médica, hospitalización y medicamentos de primer nivel, así como medicamentos de segundo y tercer nivel mientras permaneces hospitalizado, ya que una vez egresados, los padres de los menores deben hacerse cargo de la adquisición de los tratamientos médicos y/o cualquier tipo de prótesis o insumos sanitarios.

Debido al alto costo que representan o por no encontrarse en su modelo de intervención, muchos de estos tratamientos, no pueden ser enfrentados en su totalidad por el sector salud.

Lo anterior, origina cambios sociales y económicos que modifican la estabilidad económica en el núcleo familiar (sobre todo en familias de nivel socio-económico bajo o pobreza extrema), ocasionando detrimento en salud, alimentación y educación, aunado al alto riesgo de mortandad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *